Multiculturalidad

sábado, 4 de febrero de 2012

Ensayo sobre pedagogía de Paulo Freire

UNIVERSIDAD MARIANO GÁLVEZ DE GUATEMALA
MAESTRIA EN EDUCACIÓN
METODOLOGÍAS DIDACTICAS DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR

ALBA ODILIA MAZARIEGOS VILLANUEVA – 1975-98-5300

ENSAYO SOBRE LA PEDAGOGÍA DE PAULO FREIRE
La educación como elemento superestructural de la sociedad no está al margen. Se impulsa un modelo educativo globalizador llamado educación por competencias que pretende uniformar procedimientos, métodos, conceptos, en fin modelos de hombres formados para la eficiencia laboral y mercantil, lo que en su momento Paulo Freire llamó educación bancaria.
La búsqueda de modelos alternativos de desarrollo debe pasar por la mirada histórica de lo que en las décadas de los sesenta y setenta representaron los movimientos de liberación nacional y que para el caso de la educación estuvieron representados por educadores vinculados a las causas populares, el combate del analfabetismo y la generación de la conciencia crítica, concibiendo a la educación un elemento importante para la formación y liberación del hombre. Dicha mirada no se plantea como una regresión nostálgica a modelos probados como ineficientes y limitantes precisamente de la libertad humana, sino como referente contextual necesaria ante la desbocada cabalgata neoliberal capitalista llamada globalización.
El referente especial que representa la pedagogía de Paulo Freire, conocida como Pedagogía del Oprimido, se convierte en alternativa para entender a la educación como vehículo para la liberación del hombre y la formación de la conciencia crítica, que permite entender primero la realidad que se vive, para posteriormente emprender su transformación.
Ante los resultados a la vista en todos los indicadores del desarrollo humano en los inicios del siglo XXI y al margen de análisis ideológicos, que pueden derivar en planteamientos políticos, la búsqueda de alternativas al modelo de desarrollo neoliberal, no sólo se vuelve necesaria, sino que es indispensables si se quiere tener perspectivas distintas hasta lo hoy observado a nivel planetario; la educación no debe ser la excepción.
Freire incorporaría una educación con pensamiento crítico en el que el o la docente, al enseñar, respete los saberes del educando: respetarlos y aprovecharlos para el proceso de enseñanza y de aprendizaje y discutir con los estudiantes la razón de esos saberes en relación con la enseñanza de los contenidos, ya que Freire critica la transmisión autoritaria y memorística de los contenidos. Su pensamiento está profundamente cimentado en el concepto de libertad, concepto que pone al servicio de la transformación de los procesos educativos y sociopolíticos. Freire busca que las y los estudiantes y las y los docentes dejen de ser objetos pasivos de una historia estática y dogmática.
Otro elemento sería el de la pedagogía de la esperanza, ya que es una forma de educar en donde el discurso del educador es hecho tomando en cuenta lo que el educando puede entender, para lo cual se necesitan educadores progresistas, es decir que tengan conciencia de que por medio de su labor pueden acercar a los alumnos a obtener la libertad, a dejar la opresión.
Su pensamiento crítico fue claro en cuanto que debemos tomar la realidad como punto de partida del acto de conocer. Por eso plantea que enseñar no es transferir conocimientos, sino crear las posibilidades de su construcción o de su producción. Freire daría un pensamiento de acción, en el que se tenga un pensamiento crítico y creativo.
Incrementaría la necesidad de aprendizaje de idiomas, dominio de las nuevas herramientas electrónicas, en realidad todos esos nuevos aprendizajes, pues según Freire lo que quiere son mejoras en educación para una mejor vida, tanto en conocimiento como en producción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada